Las reglas de la Fantasía


Todas las grandes historias, esas que se cuentan a los hijos, esas con las que a través de un ajado y amarillento libro queremos hacer sentir a otros lo que una vez sentimos como propio, tienen unos elementos comunes, unos más importantes y otros menos, unos se repiten más y otros son menos frecuentes; vamos a ver unos pocos.

Regla número 1: El amor viaja a través del tiempo. No hay mejor historia ni más poderosa que una de amor, y toda la ciencia ficción, hasta en sus versiones más recientes nos demuestra que es lo único capaz de atravesar nuestras tres dimensiones y conmovernos por el camino.

Regla número 2: El yin y el yang. Toda historia tiene un buen personaje protagonista, un héroe, un paladín de la luz que encuentra su oposición en un villano que debe pasar el exigente corte. Gran parte del éxito de una historia de fantasía se debe a la grandeza de su personaje más malvado.

Regla número 3: Hasta el más pequeño puede cambiar el curso de la historia. Este burdo plagio que atenta contra las leyes de los derechos de autor no requiere mayor explicación.

Regla número 4: El escudero o el guía. El audaz protagonista de nuestra historia de fantasía necesita alguien que le lleve de la mano, le enseñe los caminos ocultos o le sirva de importante apoyo cuando las fuerzas flaquean.

Regla número 5: El destino manda. Es necesario encontrar una historia que cumpla con la lucha entre lo establecido y las leyes del azar, oponiendo ambas vertientes.

Regla número 6: Sacrificio. Para que una historia merezca el tiempo que tardas en sumergirte en ella, sus personajes deben tener algo que perder, algo que por norma general es mucho más importante que ellos mismos.

Regla número 7: Un personaje especial. Todo papel protagónico que se precie requiere una habilidad especial, de este modo nuestro personaje principal siempre va a poseer al menos una habilidad que lo hace diferente al resto; quizá sea su compasión, o su lealtad, quizá sea un combatiente nato o tal vez sea alguien que luchará hasta el final por una causa justa.

Con el número 7 acabo esta lista que espero os haya resultado interesante, recordad que nunca debéis dejar de soñar, ya sea en color o en blanco y negro, con sonido o en un musical.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 19 =